lunes, junio 23


Me encontré con estás palabras en un libro de Pailo Coelho, que me inspiraron y me hicieron reflecionar sobre lo afortunada que soy al contar con personas a mi alrededor que encienden el fuego de la amistad para mi.


"Ella saca un papel impreso con parte de mi texto,  Lo se de corazón, aunque no me acuerde quien me contó la historia: un hombre que necesita dinero pide a su patrón que lo ayude.  el patrón lo desafía: si pasa la noche entera en la cima de la montaña recibirá una gran recompensa, pero si no lo logra, tendrá que trabajar gratis.
 
El texto continúa:
 
Al salir de la tienda, vio que soplaba un viento helado, sintió miedo y decidió preguntar a su mejor amigo, Aydi, si no era una locura hacer esta apuesta.
 
Después de reflexionar un poco, Aydi respondió: Te voy a ayudar.  Mañana, cuando estés en lo alto de la montaña, mira hacia delante.  Yo estaré en la cima de la montaña vecina, pasaré la noche entera con una fogata encendida para ti.  Mira el fuego, piensa en nuestra amistad, y eso te mantendrá caliente.  Vas a lograrlo, y despúes yo te pediré algo a cambio.
 
Alí superó la prueba, tomo el dinero y fue a la casa de su amigo: Me dijiste que querías un pago.
 
Aydí respondió: Sí, pero no en dinero.  Promete que, si en algún momento el viento frío pasa por mi vida, encenderás para mi el fuego de la amistad."

Tomado del libro Aleph de Paulo Coelho

viernes, agosto 23

 
Realmente no recuerdo al última vez que acudí a un entrevista de trabajo y no siento nervios (no muchos al menos, por otra parte, tengo la ventaja de conocer al que será mi encargado en caso que me digan que me quede.
 
Pero este tipo de situaciones siempre nos ponen un poco emocionados, alerta, inseguros y también nerviosos.
 
Entonces, que tips creen ustedes que sean importantes de recordar a la hora de una entrevista?
 
Buen viernes!!!

martes, agosto 20



 
La Tierra es un lugar más bello para nuestros ojos que cualquiera que conozcamos. Pero esa belleza ha sido esculpida por el cambio: el cambio suave, casi imperceptible, y el cambio repentino y violento. En el Cosmos no hay lugar que esté a salvo del cambio.
 
Carl Sagan
 
 
Después de muchos meses de no dejar aquí ningún tipo de señal de vida, he regresado! Y así tal como lo dice la imágen, la vida cambia.
 
En el último mes, la vida ha cambiado en muchos aspectos, pero sobre todo, lo más importante que he hecho es dejar mi trabajo.
 
Diesisiete (casi) años después de haber entrado en esta institución, un día decidí que era suficiente para mi, que quería cambiar y darle a mi vida un sentido... no siempre sientes que la vida toma sentido en el lugar en que estás y el corazón te pide y exige cambios.
 
No puedo decir que fue fácil dejar atrás esa rutina en la que estaba envuelta, pero no me arrepiento aún de haberlo realizado.
 
Qué sucederá ahora?  ni yo misma lo sé aún, solo sé que lo que no se mueve se descompone, incluso el agua.
 
 
 

viernes, octubre 26

La semilla



La semilla no puede saber que va a pasar; nunca ha conocido a la flor y ni siquiera puede creer que contiene el potencial de transformarse en algo tan hermoso como una flor.  El camino es largo y siempre resulta más seguro no emprenderlo porque el camino es desconocido, nada está garantizado.  Riesgos y trampas le esperan en el trayecto.  La semilla está segura mientras está escondida dentro de su coraza.
Pero la semilla lo intenta, hace un esfuerzo para salir de la protectora cáscara, que es su seguridad y empieza moverse.  Inmediatamente comienza la batalla: la lucha contra el suelo, las piedras, las rocas. 

La semilla era muy dura pero el brote será muy blando y los peligros serán muchos.  Como semilla hubiera podido sobrevivir durante milenios.  Sin embargo, como brote encontrará muchos peligros, va hacia lo desconocido, va hacia el sol, va hacia la luz, va sin saber dónde, son saber por qué.  Pero se mueve para hacer realidad su destino. 

Convertirse en la flor que está destinada a ser.  Ese es el camino del emprendedor.  Es arduo y requerirá mucho valor.  

Recuerde siempre el ejemplo de la flor.  Cuando enfrente una situación difícil no trate de encontrar a alguien o algo a quien culpar por lo que le sucede, enfrente los retos y crezca.
Esa es la lección de la semilla.  Sea valiente para crecer y convertirse en la persona que está destinada a ser (la flor que está destinada a ser). 

lunes, octubre 22

La discreción

 



En nuestra opinión, la prueba más contundente y la expresión más clara de la sabiduría humana es la difícil virtud de la discreción -no el secretismo- que consiste, fundamentalmente, en la capacidad de administrar las ideas, de gobernar las emociones, y, más concretamente, en la habilidad para distribuir oportunamente las presencias y las ausencias, las intervenciones y las inhibiciones. Es discreto el que interviene cuándo y cómo lo exige el guión.

La discreción es, por lo tanto, una destreza que pertenece a la economía en el sentido más amplio de esta palabra; es una habilidad que, además de prudencia, sensatez y cordura, exige un elevado dominio de los resortes emotivos para intervenir en el momento justo, un tino preciso para acertar en el lugar adecuado y un pulso seguro para calcular la medida exacta, sin escatimar los esfuerzos y sin desperdiciar las energías.

La indiscreción, por el contrario, puede ser la señal de torpeza o de desequilibrio, y pone de manifiesto la incapacidad para gobernar la propia vida y, por supuesto, para intervenir de manera eficaz en la sociedad. Supone siempre un peligro que, a veces, puede ser grave y mortal. El indiscreto corre los mismos riesgos que el chófer que conduce un automóvil que carece de frenos y de espejo retrovisor.

Permíteme que te haga una pregunta. ¿Te ha ocurrido en alguna ocasión que personas que te parecían inteligentes, simpáticas y atractivas mientras guardaban silencio, tras escucharlas hablar te han resultado torpes, antipáticas y desagradables? Las personas prudentes y comedidas nos inspiran confianza; los lenguaraces, por el contrario, nos provocan preocupación por su inconsciencia, tristeza por su irresponsabilidad y temor por el riesgo de que pierdan los frenos, destapen sus vergüenzas, salten al vacío y, lo que es peor, caigan encima de nosotros, nos desnuden y destruyan el patrimonio de nuestra intimidad.

viernes, octubre 19

El ruido...
 



El aturdimiento producido por el estruendo de rumores y de murmullos nos impide apreciar el sentido de una sonrisa complaciente o el significado de un sollozo suplicante. Necesitamos el silencio para, tranquilos, mirar hacia lo alto y para, animados, progresar. Hemos de callar para, serenos, cobrar aliento y para, contentos, seguir la marcha hacia nosotros mismos. Sólo de esta manera transformaremos las actividades en experiencias y escucharemos la música que fluye bajo el arrullo de las palabras.

Si pretendemos evitar ahogarnos en este turbulento mar de confusiones, necesitamos callar de vez en cuando, administrar las pausas y esperar el momento oportuno, para que, con prudencia, paciencia, discreción y templanza, acertemos con la palabra adecuada. Estas virtudes tienen mucho que ver con unas facultades tan escasas como el tacto y el gusto: el tacto cordial y el gusto estético.

Feliz fin de semana!