miércoles, agosto 30

En el valle es donde crezco


A veces la vida es difícil de soportar
llena de penas, infortunios y sinsabores
es entonces cuando tengo que recordar
que en el valle es donde crezco.

Si siempre estuviera en el alto de la
montaña y nunca sintiera dolor, sería
incapaz de apreciar el amor de Dios y
todo habría sido en vano.

Tengo mucho que aprender,
y el proceso es lento
algunas veces me siento en los picos más
altos, pero en el valle es donde crezco.

No siempre logro entender
por qué las cosas suceden así,
pero de algo estoy bien seguro:
mi Dios está ahí.

Estas líneas son parte de un poema algo más largo de un autor anónimo, pero al menos estas, son las que me gustan...

1 comentario:

byrongio dijo...

en resumen hay que vivir el día a día nomás¡ y vivirlo bien sería el oficio nuestro¡