lunes, octubre 2


Al fin llegó el día, al fin juntos, subimos a mi auto y nos miramos, una extraña sensación me recorre, estoy sentada junto a ti y aún no me lo puedo creer, estás aquí...
Hay un par de decisiones que tomar, pero en mi cabeza pasan miles de escenas que ya imaginé, que ya soñé, pero hoy ya no son más solo deseos, estás aquí...
A donde nos refugiaremos, a donde vamos a dar rienda suelta a toda esta pasión, como vamos a desinhibirnos para acercarnos, como romperemos el silencio, como despierto de este trance, estás aquí...
Conduzco por calles ya por demás conocidas para mi, tu me sonríes y confías en mi, no sabes por donde te llevo ni cual será tu destino final, conoces poco por aquí, sin embargo, vuelves a sonreír confiado, estás aquí...
Decido romper el silencio y dejar de sonreír tontamente, te pregunto si la música que escuchamos te parece bien, sino, podemos buscar algo más, algo diferente, pero tú, una vez más me sonríes y me dices que no me preocupe que escuchas de todo un poco y que eso está bien, escucho tu voz y me parece tan dulce, siento como si la música se hubiera detenido, vuelvo la mirada al frente y siento como me sudan las manos, sonrío conmigo misma, ya he memorizado tu rostro y de nuevo quedamos en silencio, el corazón me palpita tan fuerte, ya no se que decirte, se me han acabado las palabras, mal momento; estás aquí...
Seguimos avanzando y trato de pensar, de aclarar las ideas, de saber que decir, entonces siento cuando pones tu mano sobre la mía, todo se detiene, el corazón me dejó de palpitar, las piernas se me aflojaron, vuelvo a mirarte y sonríes pícaramente, subes tu mano y recorres lentamente mi brazo, subes cada vez un poco más, me corres el cabello y pasas la parte posterior de tus dedos por la mejillas, ya no quiero avanzar más, quiero detener el auto y besarte, quiero que me abraces, que me toques, que me sientas, quiero perder el poquito de cordura que aún me queda en este momento, no me lo puedo creer, ya te sentí por primera vez y mi cuerpo ya no quiere que lo dejes de tocar. Ahora quiero que el auto avance rápidamente, ya quiero que estemos juntos, uno frente al otro, quiero cerrar los ojos y besarte los labios, quiero sentir tus manos recorriéndome; salgo de mi sueño, estamos por llegar, enciendo la direccional y doy vuelta a la derecha, son solo 200 metros más, por fin entramos, ahora recorremos unos metros más a la espera de ver la luz adecuada, aquí estamos a tan solo unos pasos, al fin la puerta se cierra tras nosotros, volvemos a mirarnos, ahora si, tu y yo solos con todos nuestros deseos. Decidimos que la botella de vino será lo primero, saco dos copas de mi bolsa mientras tu abres la botella, llenas las copas y me entregas una, nos miramos a los ojos y hacemos un brindis silencioso, a la salud de nadie.
Llegó la hora, no hay marcha atrás, te me acercas, siempre sonriendo, una de tus manos va hacia mi cintura mientras la otra acaricia mi mejilla y lentamente me estrechas, el deseo de mis labios, por sentir los tuyos es simplemente enorme, paso mis manos por tu espalda eres tú, eres real, estás aquí...
Ahora poco a poco, recostada en la cama me quitas la ropa, te miro y no dejas de sonreír, mientras yo me muerdo los labios, esto aún no acaba, te quitas la camisa frente a mi, esto me parece un sueño, me levanto y te ayudo a quitar el pantalón, ahora estamos a mano, casi desnudos los dos. Una copa más de vino, el calor recorre ya mi cuerpo y es cuando nos fundimos en un apasionado beso, increíble, estás aquí...
Tus manos recorren ahora mi cuerpo desnudo, se detienen y juegas con mis pechos, me arrancas gemidos, mientras yo acaricio tu pelo, vamos hazme tuya, terminemos ya con esto, ya quiero sentirte y apagar este fuego que llevo dentro, vamos continúa, porque te empeñas en los juegos. Mi cuerpo muere de deseo, estás aquí...
Al fin, me pides que deslice mies piernas cada una hacia un lado opuesto, ha llegado el momento, ya entraste, llegas hasta el fondo, hasta adentro; los gemidos no se apagan, se ponen más intensos a cada momento, me besas, me acaricias, mientras yo aruño tu espalda. No lo has notado, ya dejaste de sonreír, tu expresión es ahora una mueca de placer, del placer más intenso, vamos, solo un poco más, ya me tienes en el límite, éste es el momento, vertiginosamente caemos juntos, este es el mejor momento. Reposas ahora tu cabeza sobre mi pecho, mientras esperamos a que el sudor se seque de nuestro cuerpo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

ay que emocion me dio.. :S brrrrrrrrrrrrrrr! hasta escalofríos.

Besos!

Nahira dijo...

Inexplicable la sensación de ir leyendo cada palabra por lo que no tengo más para decir que excelente post!

Un beso!

Tofu - sama dijo...

Erotiquisimo el post!
Besos!

byrongio dijo...

glup

sin comentarios.... parte de lo hermoso de vivir y de estar vivos que aunque parezca mentira no siemrpe resulta lo mismo...

Beso niña

Anónimo dijo...

Me quedé casi sin palabras....

Sí que sabes describir y hacer vivir de forma vicaria lo que aquí pones...

La intensidad de la vida en un post

LA Gaby dijo...

Me dio ganitas!!! Es increible como uno se puede sentir tan identificado y a la vez no tanto con un post erótico, ahí nos damos cuenta que en realidad los seres humanos somos lo mismo en la cama!

Un abrazo amiga

Dragonfly dijo...

Kutty: Me parece que realmente se trasmita las cosas que siento y como las siento, los mejor de todo esto es que es así como me imagino que sucederá mi encuentro con M&B´.

Beso!!!

Nahira: eso es precisamente lo que queria expresar en mi post anterior, eso que se trasmite de unas líeas a los demás y como esas otras personas sienten tal como tu.

Beso pa' ti también!!!

Tofu-sama: te gustó? eso es lo importante...

Beso!!!

Byrongio: querido amigo, es hermoso estar vivo y poder sentir tanta cosa linda, verdad? Glup, glup!!!

Beso pa' ute!!!

Luisa: esta es una práctica de hace poco tiempo, parece que no está resultando mal.

Que bueno verte de nuevo por aqui. Beso!!!

La Gaby: Como dije antes, es hermoso estar vivo y poder sentir todo esto y mejor aún poder ponerlo en papel y que los demás se emocionen y sientan igual.

Beso y beso para Benja!!!

Anónimo dijo...

Esta increible, realmente me erizó la piel y me hizo sentir y recordar.