sábado, octubre 28

La excusa había sido la apropiada, éramos dos desconocidos con ganas de compartir aquello que más nos gustaba hacer, leer, compartir unas copas de vino, escribir un poco, platicar sobre nuestras ciudades, reír sin control por bromas sin mucho sentido y como ingrediente principal de una receta que nos llevó a conocernos mejor, una sesión de besos, besos cortos, largos, interminables; algunos inocentes y otros llenos de pasión.

Recuerdo que nuestro primer encuentro lo habíamos programado para viernes por la noche; cada uno llevaría el libro de lectura en turno, su libreta de apuntes y fotos de la ciudad.

Quedamos de vernos en un café cercano a la estación del autobús, para evitarme problemas para encontrarlo, tú me estarías esperando allí, en punto a las siete.

El autobús pasó justo en frente del café y desde mi asiento junto a la ventana te puede reconocer, unos jeans gastados, camiseta blanca y zapatos café; en una mano sostenías dos libros, en la otra revisabas algo en el celular, probablemente la hora.

Bajé del autobús con el corazón latiendo a mil, mi libro, mi libreta y un bolso lleno de fotografías me acompañaban en el camino. Nos reconoceríamos, eso lo sabía, pero aún no sabía como actuar, que diría, como te saludaría.

Caminé las dos cuadras que nos separaban a paso lento, no quería arruinar el momento. A tan solo diez pasos de ti, levantaste la mirada y por primera vez aquellos ojos de intenso color verde se conectaron con los míos. Sonreí, sonreíste y avanzaste hacia mí hasta que estuvimos frente a frente.

¡Hola! Y un beso en la mejilla fue nuestro saludo.

Entramos al café y pedimos, tu te sentaste al lado mío, mientras veíamos las fotos que cada uno había traído, me besaste de improviso la mejilla, entonces te miré, nuevamente esos ojos verde intenso me hicieron pensar que te conocía desde siempre, sin embargo, sabía que no era así; me acariciaste el cabello y al fin nuestros labios se unieron.

Tus labios tenían un sabor dulce como la miel, cerré mis ojos para disfrutar mejor el momento.

Desde entonces nos vimos tres o cuatro veces más hasta que regresé a mi ciudad, pero permanecen en mis labios el sabor de aquellos besos interminables que te di y sigo esperando paciente a que tú vengas de visita para volverlos a sentir.

16 comentarios:

Montanito dijo...

que bonito, buena descripcion.

bye

Flor dijo...

Linda historia! Que buen encuentro... Ojalá pronto vuelvan a estar juntos.
Me encantó como describiste todo.
Besotes nena!

byrongio dijo...

"éramos dos desconocidos con ganas de compartir aquello que más nos gustaba hacer"

emmmmm glup me disculparas pero a mi me gusta leer pero no tanto a mi me gusta....... je,je

Besote Dragonfly y buen inicio de semana

Dragonfly dijo...

Montanito: Que bueno tenerte de vuelta aquí, espero que te haya gustado mi casa y que sigas visitándome. Beso...

Flor: Asi hay muchos cuentos más por contar, alli iré poniéndolos poco a poco. Beso...

Byrongito: Por supuesto que nos gusta otra cosas, pero sobre todo, disfrutamos muuucho de los besos. A ti te gusta...? Beso picarón...

Legally Blonde dijo...

Espero se reencuentren...el amor a la distancia es durisimo, pero no imposible!saluditos

Tyria dijo...

Es una historia genial!!!
Pero eso de ser Penèlope...puede ser doloroso...

Nahira dijo...

Que bonito Dragonfly!, es un relato bellísimo y aunque querer a alguien de lejos no es fácil, todo se puede si se quiere, por lo que de seguro en el momento menos pensado se reencontrarán y podrán disfrutar nuevamente de la compañía, el amor, las charlas, los besos y la pasarán genial como aquella vez .

Besos!!

Desendilgada dijo...

Ay! Esos besos.....Que vaya pronto a tu ciudad, si no ve tú... Que emoción!!!!

cp dijo...

ojala puedan volver a encontrarse nuevamente!

Libélula de Acero dijo...

Que feas son las relaciones a distancia!
y cuanto mas pegan en un corazon sensible.

Ojala que se haya resuelto esto Libélula!

Mientras tanto beso grande!

Marits dijo...

Me encantan tus historias.
Es increible como uno puede recordar el sabor de aquellos besos...
Sinceramente espero que puedan encontrarse pronto.
Besos

Dragonfly dijo...

Legally: yo también espero que nos encontremos pronto. Beso!!!

Tyria: si, es doloroso ser Penélope y tener que esperar tanto. Beso!!!

Nahira: así es amiga, el amor a la distancia es difícil, pero la recompensa viene cuando nos podemos volver a ver. Beso!!!

Desendigada: Esos besos, son los que hacen que uno se mantenga esperando. Beso!!!

CP: Ojalá, ojalá, mientras esperaré paciente. Beso!!!

Libélula: Creo que no será pronto la solución, pero espero que llegue. Beso!!!

Marits: gracias, y si, puede uno recordar tantas cosas hermosas, que te hacen seguir aguantándo a la distancia. Beso!!!

Ma. Candela dijo...

me ha gustado... eso de compartir tu vida... eso de descubrir tu mundo en sus ojos...

Dragonfly dijo...

Ma Candela: Es lindo no? eso de compartir y de descubrir cosas en los ojos de los que amamos.

Beso!!!

El Mostro dijo...

No tengo los ojos verdes. Pero me gusta leer.

Dragonfly dijo...

Mostro: compartamos entonces un libro.... Además, los ojos verdes no me gustan tanto como los café ;) Beso...