miércoles, agosto 4

Solo para la reflexión...



La mediocridad es una enfermedad sin dolores,
sin apenas síntomas visibles.
Los mediocres parecen, si no felices,
al menos tranquilos.
Suelen presumir de la sencilla filosofía
con que se toman la vida, y les resulta difícil
darse cuenta de que consumen tontamente su existencia.




Tres clases hay de ignorancia:
no saber lo que debiera saberse,
saber mal lo que se sabe,
y saber lo que no debiera saberse.

6 comentarios:

Storm Bunny dijo...

Ignorancia y Mediocridad, dos temas de actualidad, y bueno, perennes. Me gustó mucho to post de hoy.

Mónica dijo...

Lo vemos diariamente amiga y asi es.
Cariños

Fla-q dijo...

O, DEMONIOS!
entonces no estoy "equilibrada", sino que soy mediocre?

otra vez me equivoqué...

^_~

P. Vargas dijo...

Buena reflexión mi querida amiga. Somos nosotros quienes ponemos los limites, y por consiguiente, somos también nosotros quienes decidimos si queremos alcanzar nuestros sueños (que es muy diferente a tener éxito) o ser mediocres con las cosas que queremos en la vida...

Un enorme abrazo!

Jésse Leyva dijo...

jajajaja...caray...si que estás ruda..pero lamentablemente todo es cierto..

saludos..y besos querida!

=)

Fiona dijo...

SABIAS Y VERIDICAS REFLEXIONES.....
LA CANCION DEL MEDIOCRE PUEDE AFECTAR AL ENTORNO...NO HAY QUE QUEDARSE EN LA COMODIDAD