miércoles, diciembre 8

Haciéndole muecas a la vida



Hace unos meses me propuse aprender a correr, lo tomé como un reto de vida, como una forma además de bajar uno que otro kilito que tengo por allí demás, el resultado hasta ahora es que, los kilos esos me siguen ganando, pero al tema de la corrida, le gané yo (inserten aquí carita feliz).

Con los kilos, por supuesto que sigo luchando, no son tantos los que tengo que perder, pero se esmeran en permanecer adheridos a mi cuerpo; mientras tanto hoy me demostré mi misma que si puedo.

Creo que lograr 12 kilómetros ya es algo para sentir orgullo... al menos si tenemos en cuenta que unos meses atrás, cuando decidimos empezar a correr mi hermana y yo, corríamos 3 minutos (que equivalen más o menos a 400 metros) y sentíamos que se nos iba a detener el corazón... ahora, corro una hora y veinte minutos... un gran cambio no?

Así es que, a hacerle muecas a la vida y demostrarle quien puede más.

...sigo peleándome con los kilates!

2 comentarios:

Mónica dijo...

Ay amiga, te entiendo muy bien..yo eternamente a dieta...pero todo se puedo lograr y con tus ganas mejor aún.
Cariños linda

Fiona dijo...

muy buen ejemplo!!!!
la verdad es que hasta el año pasado corria,yo la no corredora
corria una hora
no se cuantos kilometros o tres vueltas al lago de palermo
jaja
debo retornar ,es liberador