lunes, noviembre 14

931. Un ángel que llega y otro que se va...


Cierto es, que la muerte nos quita a personas muy queridas, pero así como se alejan físicamente familiares y amigos que tanto queremos, también llegan a nuestra vida, pequeños angelitos que nos sacan sonrisas, y nos hacen renovar la fe en el mañana.

Durante varios años perdí a mis abuelas, a mi abuelo, mi tío, mi madrina y algunos amigos queridos, y me sentí muy triste y pensé que no era justo que se fueran de mi lado tantas personas importantes, pero, a pesar de todo de tanta pérdida y tantas lágrimas derramadas, siempre salió de nuevo un arco iris, siempre hubo un brote de esperanza en una esquina del corazón.

Y a ese o más bien esos rayos de sol, yo los llamo mis sobrinos, los tres angelitos que entraron por la puerta de mi casa, llenando de luz cada rincón, cada pequeño espacio de mi casa. 

Por si fuera poco, muchos angelitos más llenan mi vida con hermosas sonrisas y ternura, muchos de ellos, no los conozco más que en fotografías que comparten sus mamis conmigo.

La vida nos da y nos quita, por cada ángel que lloramos, porque el inevitable ciclo de la vida se cumple, nos envía un angelito vestidito de rosa o azul.

La vida pareciera a veces no ser justa... pero dentro de todo, siempre trata de equilibrarse.


4 comentarios:

El Mostro dijo...

El equilibrio puede no parecer justo. Pero es lo que hay.

Besos.

P. Vargas dijo...

Hola amiga!

Me alegra estar de vuelta, observar que no has perdido tu forma de ver las cosas, siempre tan positiva. De verdad que a veces la vida pega golpes duros, pero a como vienen estos, también hay grandes momentos que iluminan nuestra existencia, como lo son en este caso tus sobrinos.

Un enorme abrazo!

pd. Perdón por la ausencia, mi ip de blogger fue hackeado hace seis meses y hasta hoy pude recuperarlo. Ha sido duro no poder escribir en el blog, pero ya estoy de vuelta, con ganas de no irme de nuevo. Espero ponerme pronto al día. Nos estamos leyendo. Un abrazo!

Renata dijo...

aww la muerte es horrible, la odio, nunca nadie reemplazará a los que se fueron =( pero hay que aprender a seguir adelante...me da gusto q tus sobrinos llenen ese vacío de alguna manera =) saluditos y un abrazo!!

Fiona dijo...

COMPARTO LA SABIDURIA DEL MOSTRO,PERO HAY QEU DISFRUTAR DE LO QUE TE DEJAN ESOS ANGELES EN VIDA
UN BESOTE