miércoles, enero 4

939. Huyendo de la Responsabilidad

Como tema de recién regreso a los días de oficina y al tener que convivir con los demás, encontré está reflexión "Huyendo de la Responsabilidad" en este lugar y me pareció bueno compartirlo.

No sé si será porque no ha terminado aún la primer semana del añoy ya volví a tener tan solo un cachito de hígado, o bien, porque me creo la muy responsable y no alcanzo a divisar la "responsabilidad" de los demás.

Aquí les dejo la reflexión

" Tenía mi hermano 4 años cuando un día, jugando a dar vueltas a un poste metálico, en la planta baja del edificio de mis abuelos, se mareó y se dio un golpe contra el poste haciéndose un chichón en la cabeza.
Mi abuelo que estaba a unos metros corrió a abrazarlo y mientras lo levantaba del suelo le decía a mi hermanito: “Pobriño, malo el poste que te pegó, tas tas tas al poste por malo” repetía mientras le daba golpes al poste animando a mi hermano a que le imitara.

Yo a mis 12 años intentaba entender la teoría de la mala intencionalidad de los objetos pero no podía y se me ocurrió decirle a mi abuelo: “La culpa es suya que es un torpe y no mira por donde anda”, mi abuelo fijó en mi una de esas miradas que invitan a que te calles mientras repetía “Noooo la culpa es del poste que es malo” y seguía azotándolo sin piedad.
Puede parecer gracioso como anécdota pero la enseñanza es terrible para el niño y para su posterior forma de ver y entender lo que le sucede en la vida.

Tú nunca eres responsable de lo que haces, la culpa siempre la tiene otro, es el poste el que tiene que salir de tu camino para que no te tropieces …
Luego nos sorprendemos cuando los niños achacan sus malas notas a manías persecutorias de los profesores, o cuando alegan mucho tráfico como razón de llegar tarde a casa o cuando nosotros mismos achacamos a la mala suerte nuestras desgracias y fracasos personales.
Hay que recorrer un largo camino para conseguir desprenderse de estas malas enseñanzas y comprender la verdadera influencia que tiene cada cosa que hacemos. No podemos controlar la actitud de todos a nuestro alrededor pero podemos controlar la nuestra.
Con esto no digo que podamos manejar todo lo que nos pasa sino que somos responsables de lo que nos pasa porque en algo, aunque sea pequeño, hemos colaborado para que suceda."


Qué les pareció? buena reflexión para iniciar el año?

Les dejo muchos besos, se les quiere!

5 comentarios:

El Mostro dijo...

1. La "mala intencionalidad de los objetos" existe, mi lavarropas, por ejemplo, no conforme con comerse las medias, se mueve de forma agresiva. Ni me acerco.
2. "la culpa siempre la tiene otro" parece ser el letmotiv de muchas personas.
3. "No podemos controlar la actitud de todos a nuestro alrededor " una verdadera pena.

Besos.

Dragonfly dijo...

Mostro! definitivamente así es... La culpa es más fácil echarsela a otro en vez de enfrentar nuestra propia responsabilidad. Por otra parte, qué lástima que no se pueda controlar la actitud de los demás... que lástima =)

Que tengas un bonito día, muchos besos.

Solcito dijo...

Que certeras tus palabras ....lleva años entender que todo es causa -efecto ...que todo ..todo lo que sucede en nuestra vida es nuestra responsabilidad!!...dejo de lado accidentes (jajjaajj) ...un beso bonita !!!

Storm Bunny dijo...

Hola Libe! Y Feliz 2012! ^_^ Me encantó tu post. Muy curioso que justo hoy publicara yo uno sobre la gente insoportable de los comedores de la oficina, que se creen que están en sus casas, abusando del uso del microondas, calentando la comida de toooodos sus compañeros mientras tienen detrás a gente esperando usar el aparatico. O igual, los que dejan la comida en el microondas para que alguien más se los recoja.

La irresponsabilidad es - tristemente - un mal que se propaga desde la casa. Desde la manía de hacerle todo a los hijos, porque "pobrecito es muy chiquitico y no entiende" o "nunca aprendió el pobrecito", hasta los comportamientos aprendidos como que lo bueno es jugarse las cosas para no tener que hacerlas al final, o no tener que dar la cara por las responsabilidades que vienen con las decisiones tomadas.

Muy bueno, de verdad!

Santiago Almarza dijo...

Ahora entiendo todo...y yo sigo echandole la culpa a la botella..botella mala, mala..