viernes, agosto 10


989.



No es cobardía, es solo nostalgia…

No es que no quiera platicar contigo, es que no quiero abrir más esta herida, que derrama la agonía de un amor a la distancia, que cierra los ojos y calla, mientras las lágrimas brotan en silencio.

Y pensar que, hasta ayer dormía entre tus brazos, soñaba y suspiraba al escuchar el latido de tu corazón, mientras me cobijaba entre tus brazos, sintiéndome protegida.

Pero el adiós llegó, como suele suceder y tuve que dejarte atrás entre lágrimas y un muy estrujado corazón que pedía solo un minuto más a tu lado, pero nuestros cuerpos poco a poco se separaron y sin poderlo evitar nuestras manos se soltaron.

En el trayecto al aeropuerto lloré hasta más no poder, escondiendo mis ojos tras unos lentes oscuros que llenos de pena me acompañan, mientras mi corazón intenta consolarse y le ruega al cerebro que deje de pensar.

Qué será de mi, hasta que nos volvamos a encontrar? Cómo sobreviviré a esta melancolía que me come por dentro cada momento? Cómo suspirar solo imaginando tu voz cuando me susurra al oído?

No es cobardía esto que traigo por dentro, es solo nostalgia de otros tiempos, de otros recuerdos, de otros momentos en los que fui tan feliz.

3 comentarios:

Abbita dijo...

ay ay ay, que sera de mi? donde guardo los abrazos, los besos? donde escondo los suspiros que del fondo de mi garganta brotan? en que lugar de mi memoria grabo tu nombre, hasta que mis labios puedan volver a pronunciarlo?

Y es que he de sobrevivir, con los ojos llenos de recuerdos, de tus abrazos y de tus besos, de tu perfume haciendo cosquillas en mi nariz y de tus labios sobre mis ojos, de tus manos tocando mi cabello y de tu boca recorriendo caminos trazados solo por ti y para mi.

Levantar la vista y buscar la dirección en donde te he de encontrar.

Efren (a.k.a. Ludovico) dijo...

La nostalgia es más peligrosa que la esperanza. mátala antes de que crezca

Storm Bunny dijo...

Cuando arrancas la maleza, o las plantas que ya no te sirven, que se han vuelto retorcidas y amenazan con destruir el resto de tu jardín, la tierra se revuelve, y esa superficie compacta, tersa y firme se abre a borbotones, se riega por todas partes y se forma en un hueco oscuro donde antes había vida. Pero la tierra misma es sabia, el hueco se tapa, la tierra se prepara y una mueva planta llegará a su lugar cuando el tiempo sea propicio.

Besos, Libe!